Espías, Rusia, un piloto de F16… Sí, esto es el siglo XXI

A veces parece que el espionaje militar en Europa es cosa del pasado. Si vemos las peliculas, todos los espias de la CIA y del KGB que se quedan sin trabajo tras la caida del telón de acero han ido a parar a las mafias o trabajan para las grandes corporaciones dedicadas al espionaje industrial. Pero una cosa son las peliculas y otra la realidad. El mundo de la inteligencia, el espionaje y el contraespionaje nunca se detiene. Por mucho que Rusia ahora sea visto comúnmente como un “amigo” de occidente y otros países como China, Iran y Corea del Norte están en el punto de mira, todos quieren seguir conociendo lo máximo posible del resto de países.

Y para ejemplo el siguiente caso… 

El pasado mes de abril se destapaba un presunto caso de espionaje gracias a las investigaciones de los servicios secretos holandeses en la que estaba implicado un ex piloto de F-16 Fighting Falcon de la Fuerza Aérea Holandesa. Dicha investigación implicaba a Rusia  y al agregado de defensa de la embajada rusa en La Haya (Holanda).

Chris V., de 37 años de edad, nacido en Enschede, fue arrestado por tratar de vender información secreta a Bielorrusia. En el momento de la detención estaba reunido con el agregado de defensa de la embajada rusa. Al parecer las autoridades de Moscú no tuvieron otra alternativa que sustituir a su agregado de defensa y ordenar su regreso a la capital rusa tras las presiones del gobierno de los Países Bajos.

En junio, el tribunal encargado del caso decidió prorrogar la prisión preventiva de Chris V. Su solicitud de libertad provisional fue rechazada debido al riesgo de fuga. Al parecer había evidencias que demostraban un plan de huida a Dubai. Poco antes de su arresto en marzo, el sospechoso había enviado un contenedor con múltiples objetos personales precisamente a dicho país.

En la vista celebrada el pasado mes de agosto, de acuerdo con las investigaciones de los fiscales, Chris V. tenía más secretos de Estado en su posesión de los que él había admitido en principio. Dicha información adicional fue descubierta en el contenedor que había enviado a Dubai antes de ser arrestado. Por tanto, los fiscales acusaron al sospechoso de mentir deliberadamente, una acusación que tuvo que ser refutada por el abogado defensor.

Dicho material incluía archivos informáticos en varios CD-ROM. El piloto se defendió afirmando que el material no es significativo y que “En la Fuerza Aérea, incluso el papel higiénico es clasificado“.

El ex piloto de F-16 reconoció tener problemas financieros y haber hablado con un coronel de Bielorrusia, pero dice que nunca fueron mencionados secretos de Estado. Estuvo 13 años en la Fuerza Aérea alcanzando el rango de Capitán. Había realizado misiones de bombardeo en Kosovo y Afganistán (pinchar en imagen de cabecera para ampliar). Abandonó el Servicio en 2010.

El juicio sigue adelante y Chris V. sigue detenido acusado de filtrar secretos de Estado al antes mencionado coronel de Bielorrusia.

Por suerte para el “amigo “Chris”…
1) Ya no está en la Fuerza Aérea.
2) Aunque lo estuviera, en Holanda desde 1991 no tienen Corte Penal Militar.

En fin, siempre hay algún “listo” que saca demasiado provecho de las ventajas de las “democracias modernas”.

Como veis, aun salen historias que contar de espionaje militar en Europa en pleno siglo XXI.