La NASA y las empresas privadas unidas ante siglo XXI

Los Estados Unidos siguen siendo la gran potencia espacial. En cambio, respecto a su futuro, sólo hemos hablado del Boeing X-37B, un proyecto adjudicado a su Fuerza Aérea y destinada a misiones del Departamento de Defensa.

La Administración Bush inició el gigantesco y costoso proyecto Constellation, pero fue rápidamente cancelado con la llegada de Obama a la Casa Blanca. El objetivo: que la NASA se centre en nuevas fronteras y nuevas metas aún por alcanzar, mientras que con otro parte del presupuesto se fortalezca a las empresas privadas norteamericanas para tareas ya logradas como el transporte de materiales y seres humanos a órbitas bajas terrestres y en concreto a la Estación Espacial Internacional (ISS).

En el mes de abril ya os adelanté qué empresas entraron a formar parte del Commercial Crew Development (CCDev) y que se repartieron 270 millones de dólares (ver entrada). Hoy toca profundizar sobre dichos proyectos y en que etapa de desarrollo se encuentran.

SpaceX Dragon

Es el proyecto más avanzado. Basado en el concepto de cohete (Falcon 9) y cápsula espacial. Ya han conseguido el hito de ser la primera empresa privada en poner en órbita y recuperar posteriormente una nave espacial. Lo hicieron el 8 de diciembre de 2010. Ya tiene contratos en firme con la NASA para el transporte de carga a la Estación Espacial Internacional, ISS. Así mismo desarrollarán una versión con la que podrán transportar hasta un máximo de siete astronautas.

Boeing CST-100

A pesar de su similitud con la Dragon, la Boeing CST-100 está diseñada exclusivamente para el transporte de astronautas. Boeing ha aprovechado toda su experiencia previa de trabajo conjunto con la NASA en los programas Apollo, el Space Shuttle o la ISS para construir una capsula espacial 100% eficiente que permitirá transportar hasta 7 astronautas, permanecer en óbita durante 7 meses y que tendrá una vida útil de hasta 10 misiones. Así mismo, será compatible con toda una variedad de lanzadores, como el Atlas V, Delta IV o el Falcon 9.

Para finales de 2015 está previsto el cuarto y último lanzamiento de pruebas de la CST-100 con el cohete Atlas V. En su interior  dos astronautas de Boeing. Una vez en órbita, habrá un encuentro con la ISS , aunque no atraque. Si todo va según lo previsto, la CST-100 pasaría a ser operativa en el primer trimestre de 2016 para transportar a los astronautas de la NASA a la Estación Espacial Internacional.

Sierra Nevada Corp. Dream Chaser

Como podeis observar en la foto, el Dream Chaser, recupera el concepto del transbordador espacial; un “avión” espacial, lanzado verticalmente y que regresa a la Tierra volando horizontalmente finalizando su viaje en una pista de aterrizaje convencional.

Su diseño es herencia de otros proyectos de la NASA. De los datos obtenidos con el X-34, nació en 1990 el demostrador HL-20. El Dream Chaser aprovecha toda la experiencia que el Centro de Investigación Langley de la NASA obtuvo en su estudio, a pesar de no contar con un modelo operativo. Al igual que los anteriores proyectos que he comentado, dependiendo de la carga, podría transportar de dos a siete astronautas.

A dia de hoy, están finalizado el modelo para las pruebas de vuelo en la atmósfera terrestre y han conseguido tres igniciones consecutivas en un día con éxito del motor/cohete híbrido que están desarrollando.

Blue Origin New Shepard

Estos dias que es noticia Amazon por la apertura de su web en España, también lo es en esta entrada, ya que el proyecto New Shepard esta desarrollado por la empresa Blue Origin, propiedad del fundador de Amazon.com, Jeff Bezos, y cuyo objetivo es desarrollar comercialmente vuelos suborbitales con vistas al turismo espacial.

El concepto es diferente a todos los anteriores, ya que se basa en un sistema de despegue y aterrizaje vertical autónomo. Al igual que el Dream Chaser, se basa en un concepto ya desarrollado anteriormente para la NASA. En este caso, en el McDonnell Douglas DC-XA o también Delta Clipper Advanced. El modelo original, DC-X, ya realizó sus primeros vuelos de prueba en 1993 y el DC-XA de la NASA lo hizo en 1996.

Blue Origin ya realizó un primer vuelo de prueba en 2006 con su prototipo Goddard hasta una altura de 87 metros. Un segundo prototipo, PM2, realizó dos vuelos durante este año. En el segundo, un problema de estabilidad cuando volaba a Mach 1,2 y 14.000 metros de altura, le hizo tomar un ángulo de ataque incorrecto, activando el sistema de seguridad y desconectando el sistema de propulsión, originando la caída y destrucción del PM2.

Aunque lo más seguro es que no veamos a astronautas de la NASA utilizando este sistema, la Agencia Espacial Estadounidense financia parte del proyecto ya que desarrolla sistemas que sí son de gran interes, sobretodo pensando en las futuras misiones a la Luna o Marte, como es su innovador “Launch Abort System (LAS)“, mediante el cual, el módulo de tripulación se puede separar en caso de avería del vehículo o cualquier otra emergencia mediante unos propulsores de combustible solido y realizar un aterrizaje con paracaídas.

Multi-Purpose Crew Vehicle

¿Y mientras en qué trabaja la NASA? Pues en esto, en el Orion. Una nave espacial polivalente tripulada (MPCV) construida por Lockheed Martin. El primer vuelo de pruebas sin tripulación, OFT-1, está previsto para el mes de julio de 2013 mediante un cohete Delta IV.

En principio, el Orion está siendo desarrollado para misiones tripuladas a un asteroide (la Luna) y luego a Marte. El sistema de lanzamiento sería el llamado Space Launch System (SLS). Una versión evolucionada del sistema de lanzamiento utilizado para el transbordador espacial. También tendría la misión de ser una nave reserva para carga y tripulación en las misiones de la Estación Espacial Internacional.

Como veis, se parece a su predecesores de la era Apolo. Está diseñado para apoyar misiones de larga duración del espacio profundo de hasta seis meses. Todos los sistemas de la nave, sistemas vitales, propulsión, protección térmica, aviónica, etc están diseñados para ser actualizados a medida que nuevas tecnologías estén disponibles.

La nave espacial cuando con un módulo de la tripulación, otro de servicio y un adaptador para el atraque a otras naves espaciales. El módulo de la tripulación es más grande que el del Apolo y pueden admitir más astronautas. Tendrá 8,9 m3 y podrá llevar cuatro astronautas durante 21 días que podrán ampliarse a través de módulos de servicios adicionales. El Orion está diseñado para ser 10 veces más seguro durante el ascenso y el regreso a la Tierra comparado con el transbordador espacial.

El Lince Analista

Video del lanzamiento del SpaceX Dragon

Video demostrativo Boeing CST-100

Video sobre el HL-20 (NASA Cultural Resources)

Video del primer vuelo del Blue Origin New Shepard (Goddard)

Video sobre el Orion Multi Purpose Crew Vehicle (NASA)

2 comentarios en “La NASA y las empresas privadas unidas ante siglo XXI

  1. Mucha gente se cree que las naves que ha estado usando hasta ahora la NASA eran construidas por la misma NASA y no es así. Las grandes compañías aeronáuticas eran contratadas por la NASA para diseñarlas y construirlas. Rockwell construyó el Shuttle, North American la nave Apolo y Grumman el LEM, lo que cambia ahora es que la NASA pasa mas responsabilidad a la empresa limitándose casi a comprar un billete de astronauta.

    Hace años que las privadas se encargan de colocar satélites y funciona, no veo porque no debería de funcionar con los vuelos tripulados.

    La NASA que se quede para los grandes retos.

Los comentarios están cerrados.