El nuevo símbolo del “Dragón chino”

La próxima incorporación de primer portaaviones a la Marina del Ejercito Popular de China (PLAN) es un símbolo cuya importancia va más allá de las capacidades que proporciona un buque de dichas características.

Hasta ahora, China era el único miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidades que no contaba con este tipo de buques, aunque para ser exactos, el Reino Unido acaba de perder dicha capacidad con la baja del HMS Ark Royal y a la espera de la incorporación del nuevo portaaviones HMS Queen Elisabeth en 2020.

El “Shi Lang“, nombre con el que fuentes no oficiales hacen referencia al portaaviones chino, se trata de un buque gemelo al “Admiral Kutnetsov“, único portaaviones de la Armada rusa. Son los más grandes de propulsión convencional, superando al nuclear R-91 “Charles de Gaulle” francés, aunque algo lejos de los actuales superportaaviones nucleares de la Marina estadounidense de la clase Nimitz (*1)

Comprado al gobierno de Ucrania tras la caída de la Unión Soviética cuando su construcción estaba al 70%, la industria militar china ha realizado el trabajo más complicado, que es completarlo con todos los sistemas: propulsión, comunicaciones, armamento, etc. El resto no deja de ser toneladas de acero y otros metales.

Ello les ha servido para completar los conocimientos en la construcción de portaaviones, tras haber adquirido anteriormente el Kiev y el Misk, buques dados de baja por la Armada rusa, hoy en día parques temáticos, pero que antes fueron concienzudamente estudiados por los ingenieros navales chinos. Ahora están listos para iniciar la construcción de sus propios portaaviones en los nuevos astilleros construidos al efecto en Jiangnan, en la isla de Changxing, frente a la ciudad de Shanghai.

Algunos han tratado de menospreciar la incorporación de “Shi Lang” desde el punto de vista de sus capacidades y el riesgo que pueda suponer para los países de influencia en la región. Ello no es más que consecuencia del desconocimiento. Tal como y como se acordó en el momento de la compra, dicho buque no puede ser destinado para el combate. De hecho, recientemente el Ministerio de Defensa de China puntualizó que la misión del portaaviones es la investigación y ser plataforma de entrenamiento para el personal de la Marina.

Ello no resta importancia “operativa” a la incorporación de Shi Lang. Una de las principales apuestas en el campo de armas de tipo ofensivo de la República Popular China es el desarrollo del misil balístico DF-21D, precisamente especializado en el ataque a portaaviones. China es el único país en desarrollar este tipo de armas (*2) con un objetivo claro: mantener lo más alejados posible los grupos de portaaviones de la Marina de los Estados Unidos de la zona marítima de interés para China, en especial las aguas que rodean Taiwan y el sur del Mar de China, rica en yacimientos petrolíferos y de gas natural, como la zona de las islas Spratly. Con la ayuda de su propio portaaviones, China podrá dar un salto cualitativo importante a la hora de mejorar los futuros desarrollos del misil que teóricamente ya está operativo.

Finalmente, contar con un primer portaaviones es un paso necesario e imprescindible para poder formar a oficiales, pilotos y tripulaciones para completar la dotaciones de futuros buques con el que transformar una Marina costera y de carácter defensivo en una denominada “blue water navy“, o sea, una Marina con verdadera capacidad oceánica con la que expandir su influencia más allá de los mares del sur de China, protegiendo futuras fuentes de recursos energéticos y las actuales lineas de recursos por vía marítima desde Oriente Medio, las cuales pasar por el Océano Índico, aguas controladas por un país cuyo crecimiento militar es similar al del dragón chino… nada más y nada menos que la emergente India.

 El Lince Analista (Escrito el 08 de agosto de 2011)

(*1) Toneladas de desplazamiento. HMS Ark Royal (22.000), Charles de Gaulle (41.000), Kuznetsov/Shi Lang (65.000), HMS Queen Elisabeth (65.000), USS Nimitz (102.000).

(*2) El mismo día que saltó la noticia de que el “Shi Lang” zarpaba de Dailan para sus primeras pruebas marítimas, el gobierno de Taiwan anunció al público general el desarrollo de un misil de crucero antibuques, especialmente desarrollado en la destrucción de portaaviones, el Hsiung Feng III (ver imagen). Además, en la presentación del misil, se utilizó un video donde dicho misil destruye un portaaviones cuyo parecido asombroso al portaaviones chino aseguran que no es ninguna casualidad, al igual que la fecha en la que se ha hecho pública la existencia de dicho misil.

Un comentario en “El nuevo símbolo del “Dragón chino”

  1. A medio plazo las 2 grandes superpotencias serán India y China, si hay alguna guerra fría en el siglo XXI será entre ellos.

    El problema de China es que está sola, India se lleva bien con medio mundo. Europa, EEUU y Rusia no tienen problemas en venderles sistemas. China tiene que desarrollarlos por eso necesitan aprender cómo construir, mantener y operar este portaaviones.

Los comentarios están cerrados.