El Tomahawk ya tiene rival europeo. El Scalp naval.

Dentro de poco la marina francesa podría unirse a la de los Estados Unidos y Gran Bretaña en el uso de misiles de crucero ya que aparti de 2015 se producirá la entrega del primer lote de la versión naval del misil Scalp del fabricante europeo MBDA.

Hasta ahora, el misil Tomahawk ha sido el único en su género lanzado desde buques y submarinos, pero MBDA ha estado trabajando en el desarrollo de una versión para la marina francesa desde 2006.

En el marco del Salón de Le Bourget, la Feria Aeronáutica de París, que se celebra esta semana,  Lionel Mazenq, un ingeniero de sistemas de MBDA involucrado en el desarrollo del misil de crucero Scalp, informó que el objetivo era que pueda ser utilizado en primer lugar en los sistemas de lanzamiento vertical de las fragatas multi-propósito.

Es un elemento clave en la primera fase de una operación militar que permitirá a Francia entrar en el club, que por el momento sólo tiene realmente a los Estados Unidos y Reino Unido“, dijo.

En los primeros días del conflicto libio, EE.UU. y Reino Unido, desde buques de superficie y submarinos lanzaron cientos de misiles de crucero Tomahawk para ayudar a cumplir la resolución de las Naciones Unidas y mantener la zona de exclusión aérea sobre el estado del norte de África…

El Scalp Naval se está construyendo en dos configuraciones. Una para el lanzamiento vertical se utilizará en las fragatas, con capacidad hasta 16 misiles. El Aquitaine está previsto que esté equipado con este sistema cuando entre en sercivio a partir de 2012.

El segundo es el misil que se utilizará para ser lanzado desde los submarinos de propulsión nuclear de ataque (SSN) clase Barracuda, que está previsto que se entren en servicio a partir de 2016.

MBDA está formada por BAE Systems, EADS y la italiana Finmeccanica.

El Scalp naval, es una versión del Storm Shadow o Scalp EG, de lanzamiento Aire-Superficie y tendrá un alcance de unos 1.000 km. y a diferencia de los Tomahawk, contará con un sistema de reconocimiento automático para evitar “daños colaterales”.

El misil fue probado por primera vez para su versión de buques en 2010 y se espera que la versión submarina se pruebe en el transcurso de este año.

Por el momento no hay planes para las ventas de exportación del misil, aunque cada uno costaría poco más que la versión aire-superficie.

Aún así, tras la cancelación de la compra de misiles Tomahawk por parte del gobierno español el Scalp naval sería una gran alternativa y sobretodo acertada. Nunca me convenció la compra de los Tomahawk. El motivo es muy sencillo. No otorgaba a España una capacidad autónoma estratégica. Su uso y autorización final de objetivos dependía de los Estados Unidos, pues el sistema de guiado y de cartografía pertenecen al Departamento de Defensa estadounidense. El Scalp sí nos daría esa autonomia, al igual que la compra que se hizo en su momento del misil de crucero Taurus KEPD 350 aire-superficie que equipan los EF-18 Hornet y EF-2000 Eurofighter del Ejercito del Aire, con un alcance de 500 km.

Formarían un tándem estratégico ideal junto a los submarinos clase S-80.