No todo son malas noticias para la Royal Navy

No quiero que parezca que me cebo contra la Royal Navy, pero el hecho es las cosas son como son tal y como expresan públicamente sus propios altos mandos, incluido The First Sea Lord. Hoy, en cambio voy a comentar tres noticias positivas para una de las marinas más famosas del mundo.

La primera de ellas es que hace algo más de una semana ha entrado en servicio el tercero de los nuevos destructores Type 45, el HMS Diamond. Puede embarcar hasta 60 soldados de élite con todo su equipamiento, cuenta con una moderna instalación médica con capacidad quirúrgica y podría transportar hasta 700 personas en caso de apoyo en una evacuación civil.

Todos los Type 45 tendrán base en Portsmouth. El primero de ellos, el HMS Daring, fue entregado en julio de 2009, seguido por el HMS Dauntless en junio del año pasado. El siguiente será el HMS Dragon, está previsto que se entregue en septiembre. A mediados de la presente década, los seis destructores que componen esta serie deberán estar en servicio.

Todos estarán equipados con el nuevo sistema defensivo de misiles Sea Viper. Precisamente hoy, el Ministerio de Defensa británico ha anunciado que el HMS Daring ha realizado con éxito el lanzamiento de los primeros misiles de pruebas del sistema. El Sea Viper es uno de los sistemas de armas defensivos más sofisticadas del mundo y es capaz de defender a los nuevos destructores y a otros buques que naveguen con ellos, contra los misiles que se les acercarsen desde cualquier dirección y a una velocidad supersónica.

Ante las pérdidas en las capacidades aéreas y anfibias en los últimos meses, la incorporación de los Type 45 y el sistema Sea Viper representan un salto adelante en las capacidades defensivas en sus nuevos y principales buques de ataque aparte de los submarinos SSN de la clase Astute.

Por último, hablando de submarinos, el Ministerio de Defensa también ha dado luz verde para empezar los trabajos preeliminares en la clase de submarinos que deberán reemplazar a los submarinos nucleares balísticos SSBN de la clase Vanguard.

Esta decisión va con algo de retraso y además no es una “luz verde” definitiva, pero el gobierno británico sabe que a pesar de las urgencias presupuestarias, la importancia que supone el escudo defensivo que representa contar con este tipo de submarinos es algo que no tiene precio para un potencia como el Reino Unido y más siendo un país insular.

También tengo “palos”, pero los dejo para otros días.

(Os recuerdo que pinchando en la foto, podéis ver la foto en alta resolución)