La clase Qing, última evolución de los SSK Chinos

Como culminación del intenso desarrollo en nuevos equipamientos más modernos y capaces para el PLAN (Marina China), todo parece indicar que los astilleros navales de Wuhan (China), han completado la construcción de un nuevo SSK, al parecer denominado, clase Qing, ¿Type 043? aunque aún no es oficial esta designación. Todo indica que se dirige rumbo a Shanghai para sumarse a otros submarinos para realizar su inspección final.

Poco se sabe de las mejoras concretas de su antecesor, la clase Yuan, aparte de ser el primer SSK chino en contar con un sistema de propulsión AIP (Propulsión Independiente del Aire) término que abarca las tecnologías que permiten un submarino para operar sin la necesidad de salir a superficie o utilizar un snorkel para el acceso del oxígeno del aire necesario para el sistema de propulsión. Este sistema permite a los submarinos más modernos operar más tiempo sumergido y de forma más sigilosa. Se está desarrollando con éxito en los Type 212/214 alemanes, en la futura clase S-80 de Navantia, el Scorpène con el sistema MESMA francés o la clase Gotland de los astilleros suecos Kockums, pioneros en el uso de esta tecnología en submarinos no nucleares.

Por tanto, aparte de contar con un sistema de propulsión AIP mejorado, se especula que el nuevo submarino tiene mayor eslora para dar cabida a los misiles de crucero de ataque a tierra DH-10 (la versión china del Tomahawk) que pueden ser lanzados a través de los tubos de torpedos o sistemas de lanzamiento vertical, VLS.

Aparte de los submarinos de ataque del programa de submarinos nucleares, la marina china PLAN, no va a tener problemas para para organizar un grupo de combate completo con los escoltas submarinos correspondientes a su nuevo portaaviones Shi Lang (Ex Varyag).

Además a pocas mejoras que represente respecto a la clase Yuan para sobrevivir y operar en el entorno regional ASW (lucha antisubmarino) puede ser un rival muy peligroso incluso para US Navy.

Hay que recordar que precisamente un submarino de esta clase, el 26 de octubre de 2006, sorprendió al grupo de combate del portaaviones CV-63 USS Kitty Hawk de la US Navy en pleno océano Pacifico y emergió a menos de 5 millas del mismo, distancia más que suficiente para realizar un hipotético ataque con sus torpedos y misiles. Fue detectado por uno de los aviones del portaaviones mientras realizaba uno de sus vuelos de vigilancia rutinaria.

Imaginaros la embarazosa situación para el comandante de las fuerzas estadounidenses en el Pacífico. Obviamente el portavoz del Comando del Pacífico se negó a comentar dicho incidente, alegando que los detalles eran clasificados y lo mismo hicieron los portavoces del Pentágono.