Rutan modelo 76 Voyager

Dick Rutan, que conoce como nadie a su hermano Burt, le propuso diseñar un avión que pudiera volar sin escalas y sin reabastecerse alrededor del mundo, algo que nunca se había hecho antes. Tan solo con aviones vuelos alrededor del mundo-se había logrado por los equipos militares con reabastecimiento en vuelo. En 1962, un Boeing B-62 de la USAF estableció un record de vuelo de  12.532 millas (20,168 kilometros).

La construcción comenzó en serio en el verano de 1982. Burt desarrolló un diseño con dos motores de pistón (uno de empuje y otro tractor). Había nacido el Rutan 76 Voyager. El motor de empuje actuaba continuamente mientras que el motor tractor se utilizó para ascenso en el despegue y conseguir la altura inicial, no volviendose a utilizar.

Para una mayor eficiencia del combustible, el Voyager fue construido totalmente con materiales compuestos, incluido el fuselaje, con un peso total de tan sólo 426 kg. A menudo llamado como el “tanque de combustible volante”, el Voyager fue equipado con 17 tanques de combustible con 3.180 kg. de capacidad, o sea, más del 72 % de su peso bruto en el despegue.

Tras una fase de construcción que duró casi dos años y más de 22.000 horas de trabajo, el Voyager hizo su primer vuelo de pruebas el 22 de junio de 1984.

El 14 de diciembre de 1986, con Dick Rutan y Jeana Yeager en los mandos despegó con la incertidumbre de si lograrían culminar un viaje que seria histórico. Durante el vuelo, los pilotos desplazaban el combustible de tanque a tanque para mantener el equilibrio y la estabilidad de la aeronave. Tuvieron que maniobrar alrededor de condiciones metereologicas adversas. El gobierno de Libia niega le negó el acceso a su espacio aéreo, lo que les obligó a consumir un precioso combustible. Para darle más emoción, cuando ya se acercaban a California, una bomba de combustible falló y tuvo que arreglarse con el doble bombeo de combustible desde el otro lado de la aeronave.

Cubriendo 40.212 kilometros en nueve días, tres minutos y 44 segundos, a una altitud media de 11.000 pies (3.350 m) el Voyager aterrizó en el lecho del seco lago de la Base Aerea de Edwards el 23 de diciembre de 1986, tras haber dado la primera vuelta al mundo sin escalas ni repostar, quedando tan sólo 48 kilogramos de combustible en sus tanques de combustible.

Actualmente el Voyager está en exhibición permanente en la galería principal del Museo Smithsonian del Aire y del Espacio en Washington, DC. Tanto la aeronave como los pilotos recibieron los más prestigiosos premios aeronáuticos.

El récord del Voyager solo ha sido superado por otro modelo diseñado por el mismo Burt Rutan, el Global Flyer. Aún más ligero, monomotor y con un sólo piloto. Fue el inicio de la colaboración de Richard Brandson quien patrocinó el proyecto  mediante su compañía aérea Virgin Atlantic y fue pilotado por el fallecido aventurero Steve Fossett.

Infografía sobre el Global Flyer