Wikileaks y los submarinos entre Rota y Gibraltar

Encontrar esta foto es lo que me ha dedidido finalmente hablar sobre el hecho. Tengo que decir que no soy muy fan de hablar sobre Wikileaks… un fenomeno sobredimensionado, como casi todo hoy en dia, por puro interés mediatico.

En el fondo, la información que aporta y a la que ha tenido alcance Wikileaks no deja de ser “información rosa”, por decirlo frivolamente. Nada estratégicamente importante o tecnológicamente remarcable.

Hoy hago una excepción porque esta historia no deja de ser una filtración sobre el Ministerio de Asuntos Exteriores de España y la Embajada de los Estados Unidos y el trafico de submarinos nucleares en nuestras aguas territoriales. Y además tengo la foto.

Resulta que tras lo sucedido con el submarino nuclear británico HMS Tireless (pincha en enlace), el gobierno español instó a los EE.UU. que evitara en la medida de lo posible el atraque de submarinos nucleares en la base del puerto de Gibraltar, utilizando  la “más discreta” del puerto de Rota con el fin de evitar las protestas de los ecologistas.

Los documentos de Wikileaks revelan no sólo la alarma del Gobierno español sobre las protestas de grupos ecologistas (y también algún “ecolojeta”) cada vez que un submarino visitaba Gibraltar, sino también la preocupación de no perjudicar aún más las relaciones con el Reino Unido.

Las primeras reacciones de los Estados Unidos no fueron muy favorables. Eduardo Aguirre, Embajador de los EEUU en España, destacó en un telegrama enviado el 31 de julio de 2006 que los Estados Unidos continuarian enviando buques a Gibraltar “siempre que fuera conveniente” y destacó que el Gobierno británico “estaba encantado con las visitas de submarinos nucleares a su colonia en la Península“.

Un punto álgido del “conflicto diplomático” fue el atraque en la base gaditana del SSN-708, el submarino nuclear USS Minneapolis-Saint Paul (ver foto), que repatriaba a dos suboficiales fallecidos en un accidente ocurrido días antes en Plymouth (Reino Unido). EE UU informó al Gobierno de España que el submarino permanecería en la base hasta que concluyese la investigación del accidente. Sin embargo, el Ministerio de Defensa solicitó un informe exhaustivo que certificara que el submarino no había prolongado su estancia en la base por problemas con su sistema de propulsión nuclear. Ante dicha petición, el embajador Aguirre esquivó la misma con una amenaza según se filtra en unos de los telegramas con el siguiente texto: “EE UU ha tomado nota sobre la preferencia de España para que los submarinos de propulsión nuclear fondeen Rota en vez de Gibraltar. Pero si el Gobierno se extralimita al solicitar información, Gibraltar volverá a convertirse en la alternativa más atractiva“.

Aún así…  un cambio en dicha politica se realizó a partir de entonces a raiz de las reiteradas peticiones expresas sobre el tema. El embajador Aguirre vinculó el alto grado de preocupación del entonces Ministro de Defensa José Antonio Alonso por el compromiso adquirido en la precampaña electoral de 2003, cuando el PSOE prometió “no permitir otro Tireless en aguas españolas“. El hecho es que  un año despues, el 93% de los buques con bandera estadounidense atracaban en puertos españoles y sólo el 7% utilizaba las instalaciones de Gibraltar aunque el Gobierno británico es más flexible a la hora de conceder licencias.

Aún así, las visitas al puerto de Gibraltar son imprescindibles por cuestiones operativas ya que según telegrama del agregado naval de la Embajada de los EEUU, el puerto de la colonia británica posee un tipo de aceite inexistente en Rota que utilizan algunos modelos con bandera norteamericana y también la escasa profundidad de la base naval gaditana para cierto tipos de escalas.

Los documentos también desvelan que el embajador americano estaba al tanto de que España había presionado a otros aliados de la OTAN como Alemania y los Holanda para evitar atracar en el puerto de la colonia británica, concluyendo literalmente que “La base de nuestra política exterior será agradecer a España su disponibilidad portuaria, solidarizarnos con las preocupaciones nacionales y ser inflexibles a la hora de defender nuestro derecho a visitar Gibraltar“.

Vamos, una forma de decir, “Tomo nota, pero al final haremos lo que nos convenga… ¡¡ Y no seas pesado, hombre !!“.

Fin de la “historieta”😉