¿Qué hay detrás del Boeing X-37B?

La noticia

La U.S. Air Force ha emitido un comunicado donde informan que su primer vehículo orbital de pruebas Boeing X-37B, en órbita desde el mes de abril, vuelo OTV-1, tiene programado su aterrizaje entre el 3 y el 6 de diciembre, dependiendo de las condiciones técnicas y climáticas en la Base Aérea Vandenberg (California).

Antecedentes

El Boeing X-37 nació como un avión espacial no tripulado diseñado para probar futuras tecnologías de vuelo espacial durante su estancia en órbita y reingreso a la atmósfera. Fue transferido de la NASA a la agencia DARPA en 2004 y así el programa se convirtió en un proyecto clasificado destinado al servicio del Departamento de Defensa a raíz del desastre del Challenger. Por tanto se podría decir que es la primera aeronave espacial y militar de los Estados Unidos. En 2006 la USAF anunció que desarrollaría el X-37B a partir del X-37A de la NASA. La versión de la Fuerza Aérea se designó como X-37B Orbital Test Vehicle (OTV).

El X-37B puede permanecer en órbita hasta 270 días seguidos. El lanzamiento del X-37B iba a ser realizado en la bodega de carga del transbordador espacial, pero después del accidente del Columbia, se transfirió a un cohete Delta II 7920. Posteriormente fue trasladado a una configuración encarenada del cohete Atlas V ante las dudas sobre la aerodinámica de la nave espacial durante el lanzamiento con la nave descubierta. El primer vuelo orbital del X-37B, OTV-1, fue lanzado sobre un cohete Atlas V desde la estación de Cabo Cañaveral de la Fuerza Aérea, Florida, el 22 de abril de 2010 a las 23:58 GMT.

El Analisis

En una palabra… China, aunque mirando a Rusia de reojo. El gigante asiático es el gran rival economico y militar de gran sheriff mundial que son los Estados Unidos. De hecho, China es uno de los principales motivos de acercamiento entre los EEUU y Rusia ya que ambos tienen intereses comunes en el “control del Dragón Rojo”. La cuestión es que dicha rivalidad no hay que mirarla en un aspecto militar de forma clásica con un peligro de guerra convencional, ya que el mundo globalizado donde vivimos hace que dichos países dependan económicamente entre ellos.

La autentica guerra se disputa a nivel tecnológico. Un claro ejemplo son los ciberataques a las computadoras gubernamentales, algo en lo que el Gobierno Chino se está destacando y también en la carrera espacial. Las Agencias espaciales americana, europea, japonesa y rusa trabajan conjuntamente teniendo a la Estación Espacial Internacional como máximo referente. Mientras tanto, China va por libre con su propio programa espacial, habiendo enviado a su primer taikonauta en 2003 y un satelite de investigación lunar en 2007. Además China ha demostrado su capacidad de destruir satelites con misiles lanzados desde tierra (al igual que los EEUU).

Por tanto, los EEUU se están viendo obligados a dar un paso más allá ante la necesidad imperiosa de poder controlar que satélites orbitan sobre Norteamérica y con que intenciones sobretodo cuando se tratan de satélites chinos. El X-37B es la plataforma ideal, con su tremenda autonomía y pudiendo estar en el espacio durante meses con la capacidad de cambiar de órbita en cualquier momento, además de su capacidad de carga, pudiendo lanzar y recoger cargas superiores a las 220 kg.

Además no se hace difícil imaginar que pueda contar y se hayan contemplado ciertas capacidades ofensivas. Con ellas podría destruir un satélite determinado de una forma más rápida y eficaz que el lanzamiento de misiles desde tierra cuya tasa de acierto no llega a ser del todo satisfactoria.

China ya ha avisado que la existencia del X37B puede provocar una nueva carrera armamentística en el espacio, pero lo cierto es que ya ha empezado hace tiempo aunque de una forma más sutil y menos espectacular que en la época de la “Guerra Fría”.

El Lince Analista

5 comentarios en “¿Qué hay detrás del Boeing X-37B?

  1. Hola
    El enfoque del X-37B es bastante interesante, sobre todo porque está bajo control militar. Sin embargo la parte complicada de estos ingenios es la re-entrada controlada después de completar la misión.

    No encuentro muy bien la relación entre una misisón caza-satélites y que tenga la capacidad de “volver a casa”.
    Un satélite convencional puede estar años en órbita y realizar esa misisón de defensa del espacio, con cargas de pago de toneladas, con mejor precisión para destruir ingenios sospechosos, con mayor disponibilidad y más baratos que las naves con capacidad de re-entrada.

    Un saludo

    1. Yo creo más que nada que es la capacidad de maniobra espacial y multiprósito. Quiero decir que al mismo tiempo que puedes subir minisatelites experimentales militares de alto secreto, trabajar con ellos y volverlos a traer a tierra varios meses después, se une la capacidad de maniobra para observar cualquier otro satelite o artefacto y en un momento dado hasta “robarlo” o como he dicho en el blog, poder equiparlo con armamento.

      Los satélites también tienen capacidad de maniobra pero solo se hacen por causa de fuerza mayor por el limitado combustible de los mismos. Un pequeño escuadrón de X-37B te da una capacidad ilimitada (El segundo ya está en la fase final de construcción).

      1. Si se me permite especular y siguiendo la filosofía “think big” tan USA, diría que hay una constelación de satélites “defensivos” (guerra de las galaxias) y que los X-37B son los encargados del mantenimiento de dicha constelación: reemplazando baterías, recargando tanques, sustituyendo instrumentos…

        Hace pocos años se estaba investigando este área pero desde un punto de vista comercial. El problema tecnológico era el “rendez-vous” y el vuelo en formación asociado.

        Permíteme que te felicite por este BLOG y que te anime a dedicarle tiempo y cariño.

        Un saludo

Los comentarios están cerrados.